top of page

La princesa cautiva de una guerra pasional

YOSEBETH KAORI

Visitantes

Capitulo 01

Title
Capitulo 01
Capitulo 02
Capitulo 03
Capitulo 04
Capitulo 05
Capitulo 06
Capitulo 07
Capitulo 08
Capitulo 09
Capitulo 10
Page 1 of 1


"No existe mujer en el mundo
A la que ame más que a ti, desde
El primer momento en el que probé
Tus suaves y rojizos labios sabor cereza,
Lo supe… ¡Tenía que volverte mía!
De lo contrario el vivir sería un
Infierno sin tu amor"

"Tómalo todo de mí, sacude mi
Mundo y llénalo de ti, de tus sonrisas,
De tu fragancia, de tu calor y tu
Hermosa mirada, esa que me hace
Sentir en el cielo, esa que me envuelve
En un hechizo, provocando que mi
Ardiente deseo de ti se desborde"

**********

Los pesados pasos rápidos resonaban por todo el pasillo interno del palacio, su penetrante mirada de un dorado intenso se paseaba por los alrededores, fruncía el ceño y rechinaba sus dientes, una que otra maldición salía de su boca de vez en cuando, solo tenía un objetivo en su mente, destruir todo lo que su enemigo amara, todo lo que atesore, todo lo importante para el.

¡Tenía que sufrir!

¡Tenía que verlo llorar y suplicar!

Así a como el lloró la muerte de su amada Reina y mujer Casandra, así a como el había sido atacado una madrugada y le habían arrancado parte de su existencia, de su felicidad, de su corazón, una que jamás recuperaría, una que ahora solo eran parte de su memoria.

— ¿Es aquí? — Preguntó el elegante hombre con su armadura y sus ropas manchadas de sangre, sosteniendo su brillante y larga espada en su mano derecha.

— Un poco más y llegaremos su majestad, solo confíe en mí y continuemos por este sendero. — Respondió el hombre de cabello rubio intenso y de unos ojos finos de un hermoso gris claro, vestido con su elegante traje, impecable y perfectamente ordenado.

El Rey Lance continúo caminando siendo seguido por varios de sus mejores caballeros, el silencio habitaba en todos los senderos que habían recorrido y algunos cuerpos sin vida de sirvientes o soldados enemigos se encontraban en el frío suelo o recostados contra una pared o pilar de los pasillos.

La guerra había finalizado, los ocho meses que estuvieron en constantes disputas habían llegado a su fin, el ganador había sido el "Reino de Maita" quien invadió y asesinó a todas las concubinas e hijas del Rey de Gorian, entre ellas se encontraba la favorita de ese Rey, la concubina número tres, Leticia.

El Rey de Maita, Lance Lamparth, quería encontrar a una sola persona, una hermosa princesa de solo dieciocho años de edad, llamada Virginia Wiztan, hija favorita del Rey de Gorian producto de su apasionado amor con su amada concubina, la ahora fallecida Leticia, ni siquiera la Reina de Gorian se había salvado, debía morir, al ser el pilar femenino de Gorian fue la primera en ser atravesada por el filo de la espalda del Rey enemigo.

Para el Rey Lance, todos tenían que morir.

¡El derramamiento de sangre no podía cesar!

Pero hace unas cuantas horas atrás había llegado a un trato con el prometido de la princesa favorita del Rey, ese hombre de cabello rubio intenso, largo y atado con una elegante cinta por detrás de su cuello, el jovén Márquez Ethan Walsh; quien en su afán por proteger su posición y a su Rey decidió intercambiar a su prometida sabiendo que era la más amada del Rey de Gorian.

"¿Quieres causarle daño? ¿Quieres que el Rey de Gorian, Jhon Wiztan sufra y llore lágrimas de sangre? ¿Quieres volver su vida un infierno? ¡Perfecto! Toma a su hija y llévatela, no te atacará mientras la tengas en tus manos, mientras la tengas prisionera, el será tu siervo, a cambio, no lastimes a ninguno de los príncipes de Gorian, son solo unos niños y son el futuro nuestro, solo te pido eso, mata a Virginia Wiztan o úsala como mejor te convenga"

Esas fueron las palabras dichas por el Márquez Ethan, quien prefería conservar la poca dignidad de Gorian y el futuro entre los tres príncipes que tenía el Reino a la existencia de su amada prometida Virginia.

Por supuesto, el hombre rubio quería que dicho trato se mantuviera en secreto del Rey de Gorian para que esté no sepa que había entregado a su adorada hija ya que posiblemente el Rey prefería ceder a todos sus príncipes, su Reino y su propia vida a qué toquen uno solo de los castaños y largos cabellos de la dulce Virginia.

**********

Los pasos de las finas zapatillas del hombre rubio se detuvieron por completo, dio un giro de ciento ochenta grados y mirando fijamente al Rey de Maita, señaló con su mano derecha hacía el frente.

— Sigue ese camino, solo a diez metros más se encuentra la habitación de la princesa Virginia Wiztan, debe estar escondida tras el aviso de invasión. — El joven Márquez suspiró por unos momentos haciendo una expresión decaída, para tomar fuerzas y nuevamente mirar serio a ese Rey. — En el tercer anexo de la habitación hay una pared con un retrato de Virginia pequeña y su padre llevándola en sus brazos sonríente, muévelo y empuja el cuadro del medio, se abrirá la habitación secreta.

— Vete antes de que me arrepienta de dejarte con vida maldito traidor. — Dijo el Rey Lance Lamparth con una mirada escalofriante al jovén Márquez.

No era para menos, el hombre estaba traicionando a su Rey e intercambiando a su mujer, algo que lance lo veía de muy mala manera, a pesar de ser el quien acepto dicho trato por su propio beneficio, pero el pensó que jamás sería capaz de hacer algo así estando en el lugar del joven hombre rubio.

Seguidamente, el Rey hizo tal como el Márquez había indicado, para finalmente desbloquear la entrada a la habitación de seguridad en la recámara de la joven princesa, los sonidos de sus botas revelaban su cercanía al interior de ese cuarto secreto.

Su mirada se dirigió a su objetivo.

En una esquina de la habitación un bulto tembloroso estaba oculto tras un sofá largo, cuando el Rey se detuvo frente a el, observo el pomposo vestido azul marino y el largo cabello castaño claro de la princesa, quien estaba sentada en el suelo cerrando con fuerza sus ojos y tapado sus oídos con sus delgadas manos enguantadas.

— Se que puedes escuchar, levanta la mirada. — Decía el Rey Lance apuntando con la punta de su hermosa espalda a la delicada princesa.

Ella lentamente levantó su tembloroso rostro y sus hermosos ojos azules se encontraron con la mirada dorada y escalofriante del Rey Lance.

Mis redes sociales

Adquiere un plan de pago Plata con un descuento especial con este cupón Amore1290

Nuevas...

bottom of page